15 tips para una entrevista laboral exitosa por videollamada.

En el contexto de coronavirus y aislamiento preventivo, seguramente ya estés familiarizado con los aspectos básicos de una videollamada. Sin embargo, dado que la gran mayoría de las empresas y consultoras de recursos humanos están utilizando el formato de video-entrevista como parte de los procesos de búsqueda y selección, es importante que tomes en cuenta estos detalles si estás en búsqueda laboral activa:

1. Preparate como si fueras a una entrevista presencial

Investigá a la compañía, pensá respuestas para las típicas preguntas de una entrevista laboral, listá los interrogantes que tengas sobre la empresa, el rol y las tareas del puesto al que te estás postulando. Mostrate auténtico y natural.

2. Vestirse adecuadamente

Mantené el mismo nivel de formalidad que tendrías para una entrevista en una oficina así darás un mensaje de seriedad y compromiso. También asegúrate que la ropa que elijas se vea bien en cámara. Evitá los estampados con mucha trama, optá por los lisos o estampados sutiles con buen contraste entre prendas.

3. Realizá una prueba técnica

Anticipate a los problemas técnicos que  se puedan generar, realizando una prueba con algún amigo. Utilizá la misma plataforma, hardware y conexión a internet con la que tendrás la entrevista.  Chequeá la imagen y el sonido tanto al hablar como al escuchar. Familiarizate con el programa y fíjate cómo silenciar y activar el micrófono en caso de ser necesario. Elegí un fondo neutro  y ordenado y con buena luz, de ser posible natural.

4. Cuidá el encuadre

Buscá un encuadre donde se vea tu cabeza, hombros y parte superior del torso. Asegurate de no verte ni demasiado cerca, ni demasiado lejos como para alejarte del micrófono. Elegí  un ángulo en el cual puedas ver “de frente” al  entrevistador para lograr un buen contacto visual. Prestá atención a los detalles que se ven de fondo.

5. Practicá para verte natural

Si no estás acostumbrado a las videollamadas, es muy probable que te sientas incómodo y esto afecte el resultado de tu entrevista. En este caso, lo mejor es realizar algunas prácticas de entrevista simulada con un amigo para ir familiarizándote con la situación. Si podés, grabá la práctica y analizala para identificar los puntos a mejorar.

6. Presta atención también a cómo sonás

En  una videollamada, por lo general todo el mundo tiende a enfocarse más en cómo se ve y no le da importancia a la manera de hablar. Analizá el ensayo y  fíjate si hablás muy ráido, si hacés muchas pausas, si el tono de voz es el adecuado, si se te escucha y entiende correctamente. Y, por sobre todas las cosas, mostrate natural.

7. Anotate tips de ayuda

Podés tener a mano algunas notas con ideas, conceptos o respuestas a preguntas tipo, pero tratá de consultarlas lo menos posible ya que corrés el riesgo de parecer distraído.

8. Minimizá las interrupciones

Tomá todos los recaudos para evitar las interrupciones durante la entrevista. De ser posible, aislate, cerrá la puerta y avisá a quienes viven con vos que necesitás privacidad.

Pero si sucede algo inesperado, tómalo con calma. Por ejemplo, si tenés un perro que puede llegar a ladrar, podés mencionarlo y generar así un clima más relajado. Se trata de ser profesional y no de disimular que estás en tu casa.

9. Preséntate unos minutos antes

Prepará tu computadora cerrando todas las ventanas y pestañas adicionales y silenciá tu celular. Abrí el programa a través del cual vas a tener la videollamada y estate listo unos minutos antes. Muchos programas ofrecen la posibilidad de verificar la “toma”. Hecho esto, relájate y esperá a que la llamada comience.  En la espera podés hacer algún ejercicio de respiración que conozcas y te resulte útil.

10. Comenzá la charla con un "apretón de manos digital"

Cuando realizás una entrevista en persona, hay un período en el que la entrevista ha comenzado, pero no ha comenzado.  Es el momento del saludo, del ingreso a la sala y de acomodarte al lugar. En el entorno virtual podés saludar, mirar a cámara, hacer un gesto amable con la cabeza como diciendo “sí”. Y agregá una sonrisa que siempre aporta calidez.

11. Reconocé las diferencias

Está bien mencionar que una entrevista en video no es lo mismo que una entrevista en persona. Reconocer que estás ante una situación diferente y poco habitual ayuda a tranquilizarse. Por otra parte, no dudes en decir si algo funciona mal, si no escuchás bien o no ves correctamente a tu interlocutor. Esto demostrará, simplemente, que estás dispuesto a hablar y ser directo sobre los problemas.

12. Mantené una buena postura

Como estás en  tu casa, es natural estar un poco más relajado. De todas formas, evitá los sillones y elegí un lugar en el que puedas sentarte derecho  y  mantener una postura erguida. Esto dará una buena imagen y ayudará a mostrar tu  profesionalismo y energía.

13. Mostrá compromiso a través de tu rostro

La comunicación no verbal es importante en cualquier conversación. Pero cuando se trata de una entrevista en video, muchas de las vías a través de las cuales damos señales no verbales (contacto visual, lenguaje corporal y pequeños murmullos de acuerdo) se cortan, desaparecen. Entonces, utilizá tus expresiones faciales para dar cuenta de que estás escuchando a tu entrevistador, asentí con la cabeza, sonreí y liberá las señales que indican que estás conectado al cien por cien con la conversación.

14. Permití que la otra persona termine de hablar

Este es un buen consejo para la vida en general, pero en una videollamada es fundamental. Además, en estas situaciones no siempre es evidente de inmediato si alguien ha terminado de hablar o simplemente está haciendo una pausa. Una vez que estés seguro que su entrevistador ha terminado  de hablar, tomá un momento antes de responder y asegúrate de dejar siempre en claro cuando has finalizado tu respuesta o idea.

15. Tomá la entrevista por videollamada como una conversación

Esta es la clave para cualquier entrevista, especialmente si se trata de una conversación por videollamda. Enfocate en ser agradable, auténtico, natural, siempre cuidando verte profesional. No te límites al intercambio pasivo de “pregunta-respuesta”, sentite con libertad de tomar la posta, realizar algún comentario y plantear tus dudas a lo largo de la charla.

Y vos ¿Ya estás listo para tu próxima video-entrevista?

< volver a la página anterior