5 errores que cometen las empresas en la inducción de trabajadores eventuales.

La importancia de una buena inducción no debe ser subestimada. De hecho, más de la mitad (54%) de las empresas con programas de inducción ven un mayor compromiso de sus empleados. Las investigaciones también muestran que: 

 

  •  69% de los empleados tendrían mayor probabilidad de quedarse dentro de la empresa si tienen una buena experiencia de inducción.
  • hasta un 20% de la rotación ocurre en los primeros 45 días. 

Estas cifras destacan la importancia de asegurar que los nuevos empleados reciban la mejor bienvenida posible para el comienzo de su carrera, desde el momento que se suman a un equipo. 

De hecho, en el mundo del trabajo actual, en el que conceptos como flexibilidad y la gig economy tienen más importancia que nunca para los empleadores, una inducción efectiva es tan importante para empleados eventuales como para empleados permanentes.     

Si tu organización se está apoyando cada vez más en una fuerza de trabajo flexible, estos son algunos de los errores más comunes que se deben evitar en el momento de la inducción: 

<<Leé nuestra guía con las 3 consideraciones clave para interactuar con tu fuerza laboral eventual>>

1. No hacer que los trabajadores eventuales se sientan bienvenidos 

Los trabajadores eventuales no deberían sentir que se suman a una empresa como extraños, que están ahí simplemente para realizar las tareas contratadas lo más rápido y silenciosamente posible. Por lo contrario, deberían recibir la bienvenida a la empresa por todos, desde directores y gerentes, hasta los miembros de los equipos con quienes trabajarán. 

Ofrecer una cálida bienvenida ayuda a los recién llegados a sentirse cómodos en el ambiente de trabajo, lo que contribuye a mejorar su eficiencia, productividad y fidelización. De esta forma, los trabajadores querrán volver y trabajar para la empresa nuevamente, sentando las bases para una relación a largo plazo, mutuamente enriquecedora. 

2. No dar suficiente información 

Ya sea que lleguen para quedarse de forma permanente o eventual, una de las mejores maneras de integrar nuevos trabajadores a la organización es dándoles la información que necesitan sobre su rol, sobre la compañía y lo que hace la misma. 

Además de ayudar a que se sientan como en casa en el lugar de trabajo, esto contribuye a darles un vistazo general sobre la cultura, las metas y la marca empleadora

Fallar en dar a los empleados eventuales una buena introducción al negocio, aumenta el riesgo de que se sientan desconectados de su trabajo y, potencialmente, cometan errores por falta de conocimiento.  

3. Tratar diferente a trabajadores eventuales 

Alguien que llegue a la organización con un contrato eventual o de corto plazo debería sentir que es parte del equipo desde el primer día. Nadie quiere sentirse como un extraño en el trabajo, por lo que, una buena práctica es definir políticas que promuevan que todos los empleados traten a sus compañeros con el mismo respeto.

Los trabajadores eventuales que se sienten parte del equipo rápidamente, serán más productivos y también estarán lo suficientemente cómodos para hacer preguntas y pedir ayuda si la necesitan. 

4. No dar el apoyo necesario

Cualquier empleado, ya sea eventual o permanente, debe tener acceso a todos los recursos y herramientas para poder realizar bien su trabajo. 

Uno de los errores más comunes que cometen los empleadores cuando contratan talentos eventuales, es esperar que la persona se ponga a trabajar y entregue lo que se espera de ellos, habiendo recibido poca información relevante o sin una buena guía.

Un técnico de ingeniería experimentado, por ejemplo, podría tener todas las habilidades para hacer el trabajo, pero puede necesitar un entrenamiento de los sistemas de la compañía para ponerse a punto. 

5. Definir expectativas no realistas 

Para obtener los máximos resultados del dinero invertido en la fuerza de trabajo flexible, es importante ser realistas en lo que se espera de los equipos eventuales durante el tiempo que trabajen en la empresa. 

Poner metas que no sean realistas probablemente resultará en que la persona se sienta estresada y descontenta desde el inicio, y la calidad de su trabajo se vea afectada. El mismo resultado podría ocurrir si tuviesen que trabajar horas excesivas para alcanzar sus metas, corriendo el riesgo de agotamiento y errores. 

Las últimas tendencias de recursos humanos mencionan que el personal eventual y personal flexible se convertirán en una fuente vital de habilidades en los próximos años. Adoptar prácticas positivas e interesantes en la inducción de talento flexible ayudará a obtener los máximos beneficios de esta parte del pool de talento. 

¿Querés interactuar mejor con tu fuerza laboral eventual? Descargá nuestra guía con las 3 claves que tenés que tener en cuenta para hacerlo.

 


< volver a la página anterior