La pandemia también está poniendo a prueba los liderazgos en las organizaciones, por la responsabilidad que tienen los mandos medios para guiar y contener a sus equipos en medio de un contexto adverso y cargado de incertidumbre. 

En línea con esta idea, Randstad dio a conocer los resultados de una encuesta online realizada a 8.186 personas durante el mes de octubre, de la que surge que el 72% de los trabajadores argentinos evalúa positivamente a sus jefes en relación a la experiencia de acompañamiento y contención durante la pandemia. Componen este grupo un 45% que refiere una experiencia satisfactoria y un 27% que valoró como muy satisfactoria la actuación de sus jefes frente a la crisis sanitaria. En el otro extremo, el 19% de los trabajadores consideró poco satisfactoria la experiencia, mientras que el restante 9% la consideró nada satisfactoria.

jefes en pandemia

El estudio de Randstad también analiza en profundidad distintos factores que hacen a la percepción general de los trabajadores en relación al trato con sus superiores. En este sentido, el 37% de los encuestados afirmó estar conforme respecto a la relación con su jefe y el 32% muy conforme, mientras que un 8% sostuvo estar disconforme con el trato con su superior y un 4% muy disconforme. Por su parte, el 19% de los participantes mantuvo una actitud neutra respecto a este punto, manifestando no estar ni conforme ni disconforme con el trato con su jefe.

Al evaluar el factor de la comunicación, el 47% de los trabajadores argentinos afirmó que su superior siempre lo escucha y tiene en cuenta sus opiniones, el 36% comentó que algunas veces se siente escuchado por su jefe y, por el contrario,  el 17%  aseguró que su jefe directo nunca pide su opinión.

Respecto a la percepción de los trabajadores en cuanto al reconocimiento de sus jefes por el trabajo realizado, el 42% de los participantes del estudio afirma que su jefe reconoce sus logros algunas veces y el 39% asegura que siempre recibe reconocimientos por sus méritos. En el otro extremo, el 19% de los consultados refiere no haber recibido nunca un reconocimiento por parte de su superior.

Al consultar a los participantes de la encuesta si se sienten valorados por su jefe, el 41% de los argentinos afirma sentirse medianamente valorado por su jefe y el 32% muy valorado, mientras que el 19% se siente poco valorado por su superior y el 8% nada valorado. 

Por otra parte, el estudio de Randstad indaga sobre las competencias profesionales percibidas por los trabajadores como las más importantes en un jefe. En este sentido, el 39% de los encuestados destacó en primer lugar la capacidad de liderazgo, el 28% se inclinó por la capacidad resolutiva, el 12% por la capacidad de adaptación a los cambios del negocio, el 11% por la habilidad para innovar y, por último, el 10% priorizó la visión de futuro.

Al consultar a los trabajadores argentinos sobre la característica más valorada en relación al trato con su jefe, el 38% puso en primer lugar la guía y acompañamiento, el 18% que sea educado y respetuoso, el 14% que sea buen comunicador, el 13% que reconozca el trabajo bien hecho, el 12% que tenga habilidad para motivar y el restante 5% que posea capacidad de escucha.

“En momentos críticos como el que atravesamos, resulta prioritario no perder de vista que trabajamos con personas. Un buen líder tiene la responsabilidad de impulsar el talento y la productividad de su equipo, pero también preocuparse por el bienestar de cada uno de sus colaboradores, teniendo en cuenta sus situaciones personales, sentimientos y emociones, mostrando una actitud empática y comprensiva”, concluyó Andrea Ávila.

La captura de los datos que constituyen la materia prima de este informe, cuyo objetivo ha sido caracterizar las preferencias y expectativas de los trabajadores argentinos en relación a sus jefes, así como la valoración que hacen de sus habilidades de liderazgo, fue realizada a través de un cuestionario online entre el 7 y el 20 de octubre a 8.186 personas con y sin trabajo que se encuentran buscando empleo activamente.