skilling, reskilling y upskilling.

A veces podemos sentir que el mundo está cambiando más rápido que nunca. Parece como que cada semana aparecen nuevas tecnologías, aplicaciones, tendencias y metodologías en el mundo del trabajo que implican que lo anterior quede obsoleto. En este sentido, las compañías deben estar preparadas para enfrentar estos cambios.

Antes, las empresas detectaban cuáles eran los cambios que vendrían y reclutaban nuevos talentos con las habilidades que eran necesarias para acceder a ellos. Sin embargo, esto ya no es posible en varios sectores. El proceso sucede tan rápido que este enfoque significaría contratar con demasiada frecuencia de la que es viable.

Entonces, ¿qué pueden hacer para seguir a flote en esta era de grandes cambios?

Una opción es hacer foco en skilling, reskilling y upskilling, tratando de manera flexible a la fuerza laboral y no desde roles determinados.

Esto les permite transformar a sus empleados sin necesidad de nuevas contrataciones y hacer frente a los cambios en los negocios modernos.

Skilling

En todo el mundo, las industrias se enfrentan a brechas de habilidades. Se cree que en 2020 Francia requerirá 80.000 especialistas en IT y electrónica más de los que se encuentran actualmente disponibles, mientras que USA tendrá un déficit de 250.000 data scientists. En tanto, en Reino Unido, el 23% de la población carece de habilidades básicas digitales aun considerando que son requeridas para alrededor del 90% de los nuevos trabajos.

¿Cuál es la solución para superar este déficit?

Una posibilidad es tomar miembros de la organización y entrenarlos. Esto evita tener que buscar nuevos especialistas y, además, proporciona un incentivo para los empleados basado en el desarrollo.

Esto requiere realizar un cambio en el foco a la hora de seleccionar nuevos talentos. Las empresas deberían comenzar a contratar a personal que tenga el potencial de ser experto, teniendo en cuenta cualidades como el entusiasmo y la capacidad de aprender. 

Reskilling

A medida que la tecnología y el panorama digital avancen, algunos trabajos se volverán menos relevantes y otros realmente esenciales. Solo miren el rápido crecimiento de la criptomoneda y los trabajos relacionados a ella, los cuales algunos ya se están volviendo obsoletos. 

En esta línea, muchas compañías tendrán problemas para adquirir talentos asociados a nuevas tecnologías. El camino para afrontar esto es aplicar una política de reskilling.

Es decir, si la compañía cuenta con una fuerza laboral talentosa, pero el área donde se desarrolla esta quedando obsoleta, la opción no es esperar que su expertise quede relegado y tener la necesidad de incorporar nuevos talentos para nuevas áreas, sino que es mucho mejor entrenar a estas personas para que pueda usar su talento en otro lugar.

Siguiendo con el ejemplo, mientras la criptomoneda está desapareciendo, el blockchain - tecnología relacionada con la anterior - es el nuevo “niño” del bloque. Fácilmente, los empleados de la primera pueden ser formados para trabajar en la nueva y de esta manera fortalecer la base de la talentos de la compañía.

Upskilling

Otro tema para la que las empresas deben estar preparadas es el upskilling. A diferencia del reskilling, esto implica capacitar a las personas en habilidades adicionales, pero mantenerlas en los mismos roles, en lugar de cambiar radicalmente su trabajo.

Esto es necesario por muchas razones, pero especialmente porque necesitarán un equipo de personas con el talento para hacer frente al skilling y reskilling. 

Las compañías deben identificar el potencial de su fuerza laboral para ofrecerles la capacitación que requieren y convertirlos en líderes.





< volver a la página anterior