La tecnología impactará positivamente en los espacios de trabajo, aquí te cuento cómo.

"¡Los robots eliminarán 20 millones de empleos en fábricas para 2030!" "Pronto seremos gobernados por la Inteligencia Artificial".  
Titulares apocalípticos como estos nos atormentan diariamente, recordándonos el impacto de la tecnología en el trabajo. Nuestro trabajo. Cómo desaparecerá y cómo todos lo sufriremos.

Todas estas noticias son ciertas. Los robots, la automatización y la inteligencia artificial ya han reemplazado millones de trabajos y continuarán haciéndolo. Pero soy un optimista de corazón y realmente creo que la tecnología puede ayudar a los humanos a desempeñarse mejor. El último informe Flexibility @ Work de Randstad muestra cómo nuestra economía digitalizada tendrá un efecto positivo en la cantidad de empleos disponibles. Las nuevas tecnologías en realidad aumentarán la cantidad de empleos alrededor de un 0,5% por año, en los países desarrollados.
Por lo tanto, en lugar de centrarnos en los efectos a corto plazo, la naturaleza disruptiva de la tecnología y la pérdida de empleos, aconsejo mirar más hacia el futuro del trabajo. Un futuro en el que la tecnología cambiará el lugar de trabajo para mejor.

1- La automatización y la globalización no solo cambiará cómo concebimos el  mercado laboral. Sino también el concepto del trabajo en sí mismo.

Las computadoras cambiaron el trabajo de la secretaria. Mientras en un principio ser secretaria significaba administrar tareas, hoy en día, ser secretaria significa administrar sistemas informáticos. Lo mismo se aplica a los reclutadores: los algoritmos son escaneos de currículums para que los humanos detrás de esos algoritmos puedan enfocarse en los comportamientos que impulsan la motivación y la felicidad de los empleados. Este cambio en la estructura de trabajo está previsto para muchos otros puestos. Trabajar en tareas rutinarias tendrá cada vez menos que ver con humanos realizando esas tareas, sino más bien con  humanos estructurando las mismas.

2. En el futuro, el trabajo se centrará cada vez más en que los humanos sean humanos.
A diferencia de los robots, los humanos son empáticos, son capaces de conectar puntos, crear e imaginar, analizar y elaborar estrategias. Estas son todas las habilidades que aún no se han desarrollado en robots

3. En un futuro cercano, el trabajo será cada vez más responsabilidad del trabajador, en lugar del empleador.

Los trabajadores necesitan monitorear activamente su, como nosotros lo llamamos, empleabilidad. Ellos necesitan chequearla con frecuencia y preguntarse: ¿qué posibilidad de empleo tengo en el mercado laboral actual? ¿Qué puedo ofrecer a un empleador? ¿Qué tan capaz soy de conseguir y sostenerme empleado?

Necesitan evaluarse a sí mismos, chequearse, de la misma forma que lo harían si fueran a un control médico anual. Piensen que es como tomarse la temperatura con un termómetro, para luego ir a mirar el mercado laboral.

4- En el futuro del trabajo, la tecnología continuará polarizando el mercado laboral.

Esto se debe a que muchas de las tareas que requieren de un título o capacitación profesional pasarán a ser automatizadas. Esto requerirá que los trabajadores mejoren sus conocimientos y habilidades de forma de estar preparados para el futuro del trabajo. Mientras, la automatización de las tareas de rutina hará que los trabajadores altamente calificados sean más productivos y, al mismo tiempo, muchas tareas que no requieren altos niveles de habilidad técnica, como las tareas de limpieza o peluquería, serán difíciles de automatizar. Por lo tanto, los trabajos no que requieran de una formación académica previa no disminuirán tanto como si lo harán aquellos empleos  de mediana calificación.

Esta polarización se ve reforzada por las nuevas fronteras que creará la tecnología: las de trabajo fronterizo, trabajo de última milla y trabajo de riqueza. El trabajo fronterizo se trata de desarrollar el futuro. Se trata de instalar, mantener e implementar nuevas tecnologías, como la integración de robots, la optimización de motores de búsqueda o la medicina radiológica. El trabajo de última milla es el trabajo que implica llevar a cabo tareas casi automatizadas, como etiquetadoras de contenido o verificadores de reconocimiento facial. Y luego están los nuevos trabajadores de la riqueza, encargados de aumentar la productividad para los que ganan más. Son los peluqueros de perros, entrenadores personales o consejeros y no implican un alto nivel de habilidades técnicas.

5. En el futuro del trabajo, los puestos sonarán muy diferentes.

Surgirán muchos puestos nuevos, muchos de los cuales no hemos oído hablar. El OECD estima que el 65% de los niños que hoy están en guardería trabajarán en puestos que no conocemos, como “jardineros verticales” o “controlador de drones”.

Para aprovechar al máximo el futuro del trabajo, nosotros junto a nuestros sistemas, necesitamos estar preparados. Necesitamos alinear nuestros sistemas educativos. Necesitamos trabajar en reskill y upskill. Y las compañías necesitan educar a sus trabajadores sobre la importancia de la empleabilidad.

Pero ¿Cómo hacemos esto? ¿Cómo se estructura un cambio de sistema tan grande?

Los invito a compartirme sus opiniones. 

Jacques van den Broek
Chief Executive Officer at Randstad

https://www.linkedin.com/pulse/technology-w%C3%ADll-change-workplace-better-heres-how-van-den-broek/

< volver a la página anterior