La doble indemnización impide la generación de trabajo

Andrea Ávila, CEO de Randstad para Argentina y Uruguay, dice que hay muchos proyectos de inversión listos, pero esperan definiciones económicas para largarlos.

El mercado laboral está atravesando un período complicado, pero hay buenas expectativas hacia el futuro. Sobre todo, cuando comiencen a implementarse diversos proyectos de inversión que están en carpeta. Esta es la visión de Andrea Ávila, CEO de Randstad, una consultora de recursos humanos internacional que, en Argentina, tiene sede en Rosario y un pie más fuerte en el interior del país.

La ejecutiva dice que hay que apostar más a la inversión para generar empleo que a reprimir los despidos.

¿Aumentaron los despidos este año?

Llevamos cuatro o cinco años sin generación de empleo privado y seguimos con esta tendencia. Hoy no se ve una destrucción pero sí una pérdida de puestos de trabajo por ‘goteo’. Posiciones que no se vuelven a cubrir, puestos que quedan vacantes y una posición expectante para llevar adelante los programas de inversión que muchas empresas tienen parados desde varios años.

¿Todavía no llegó el momento para llevar adelante las inversiones?

Las empresas siguen esperando. Es una tendencia parecida pero más leve que la que se vivió en 2014.

¿En ese momento fue más grave?

Ese fue un año duro y hubo una pérdida de empleo. En 2015 hubo repuntes, y luego se plantó por el proceso eleccionario y ahora estamos esperando que las circunstancias mejoren.

¿Qué implicaría eso para las empresas?

Primero decían “tenemos que esperar qué pasa con el dólar”, eso ya se resolvió y nada; “qué pasa con los holdouts”, ya sabemos y no se avanza; “esperar qué pasa con las negociaciones sindicales”, eso está llegando. También hay que ver qué medidas surgen de la obra pública. Hay expectativas de movimiento por ese lado. Como país necesitamos volver a generar empleo privado.

¿Hay un aumento de suspensiones para evitar despidos?

Hay un poco más, pero no es contundente; como decía, no es tanto como 2014. Para la industria automotriz ese año fue terrible y, hoy, algunas se reactivan.

La industria, que ya lleva varios años de recesión, ¿es una de las más afectadas?

El sector fabril no deja de bajar. La metalurgia está muy frenada. Tuvo una caída hace unos años, se frenó y hoy sigue bajando más lento. Aunque hay muchas expectativas para el segundo semestre del año.

¿Y el agro?

Con el ajuste de retenciones y otros cambios, está más activo. Hay algunos problemas por el clima, pero el nivel de afectación de la cosecha es bajo y la producción va a ser récord. Pienso que va a motorizar cuando el agro coseche y es más competitivo, liquida divisas e invierte, con lo cual puede reactivarse la construcción, la maquinaria agrícola. Esa expectativa está, hay que transitar este momento de impaciencia.

¿Pasar el invierno?

Tengo una mirada de esperanza y optimismo para el segundo semestre; la que tiene la mayoría de las empresas.

¿En los segmentos más calificados cuesta más despedir?

La curva de aprendizaje es compleja. Las empresas han aprendido esa lección y buscan herramientas para retener más personal; sobre todo, en un contexto donde hay una expectativa de reactivación. No se puede destruir empleo como en un subibaja. No es bueno para la economía ni para la compañía.

¿Qué piensa de los proyectos como la doble indemnización para frenar despidos?

Retrasan la generación de empleo. Esto ya lo hemos vivido. Puede retener y evitar un goteo en el momento, pero el país necesita más empleo para reducir los índices de pobreza. Lo que va a hacer la doble indemnización es lentificar, aún más, la generación de nuevos empleos e inversiones porque genera mucha limitación al momento de operar una compañía.

¿Cómo se pasa la transición?

Se podrían implementar subsidios o ayudas puntuales. Pero creo que hay que apuntar más a un shock de reinversión. Hay empresas que tienen planes realizados hace más de dos años. El objetivo debería ser cómo hacemos para que los saquen del cajón.

La empresa

Randstad. La compañía es de origen holandés, con presencia en 39 países. En Argentina, tiene 300 empleados y 38 sucursales en todo el país.

Áreas. Trabaja en provisión de personal temporario, búsqueda y selección de profesionales, outsourcing y soluciones de fuerza laboral calificada (inhouse services).

Fuente: Entrevista  publicada en la edición impresa del diario La Voz del Interior del domingo 24 de abril de 2016 en la sección de Economía y Negocios: http://www.lavoz.com.ar/negocios/la-doble-indemnizacion-impide-la-generacion-de-trabajo

< volver a la página anterior