Formarse en el exterior, valor agregado para los jóvenes

¿Por qué muchos jóvenes candidatos eligen empresas multinacionales por sobre otras opciones? Puede haber varios factores en juego: beneficios, salario, estructura, imagen positiva, entorno de aprendizaje, entre otros. Sin embargo, no todos buscan lo mismo. Aquellos que todavía no han construido un proyecto de vida familiar tienen expectativas muy distintas a las de sus colegas mayores.

Según el reciente estudio realizado para el Randstad Award 2015, los jóvenes de 18 a 24 años valoran más el contenido de su trabajo y la posibilidad de desarrollar su carrera en el plano internacional que otros factores orientados a la seguridad y la estabilidad que sí aparecen entre las prioridades de los mayores. Allí es donde está el potencial para que la propuesta de valor de la marca empleadora esté en línea con los intereses y expectativas de los candidatos, puesto que las empresas multinacionales tienen la posibilidad de ofrecer a sus colaboradores instancias de formación o asignaciones temporarias para trabajar en sus filiales en el exterior.

La expatriación es un recurso usual en estas organizaciones, ya que para la cultura corporativa una asignación en el exterior significa un gran aprendizaje para el profesional que la realiza y una inversión importante para la compañía. Las empresas destinan recursos para viajes, relocación, gastos para la educación de los hijos en edad escolar, entre otros. A su vez, requiere un trabajo de apoyo anímico, tanto para la partida como para el retorno, con el fin de superar las dificultades que trae adaptarse a un nuevo contexto y re-adaptarse al propio luego de una prolongada ausencia.

Este tipo de iniciativas es puesta en práctica por las grandes compañías con los jóvenes profesionales de alto potencial con el fin de preparar líderes que superen las fronteras, a imagen y semejanza de la organización que los contrata. Para el colaborador es una inversión, por lo que significa el desarraigo, pero que rinde sus frutos por el retorno en experiencia y desarrollo de carrera que aporta.

Es por eso que muchos jóvenes buscan trabajar en empresas multinacionales en las que puedan tener esta oportunidad. La posibilidad de hacer un stage en el exterior se convierte en un plus de la propuesta de valor, tanto para captar prometedores candidatos que busquen hacer carrera, como para retener colaboradores de alto potencial. En algunos casos, un traslado es una propuesta para los empleados más jóvenes que no pueden acceder a un ascenso. La expatriación se trata de entrenarlos y, sobre todo, de fidelizarlos, volverlos embajadores de la marca empleadora a nivel internacional invirtiendo en su desarrollo dentro de la organización.

¿No fueron acaso viajeros poetas y filósofos en otros tiempos no tan lejanos? El viaje, como instancia de formación, está en el corazón de la juventud. El deseo de desarrollarse en el exterior y la propuesta de las marcas empleadoras multinacionales es solo una forma nueva para esta constante en nuestra cultura.

< volver a la página anterior