En los negocios, pocos errores son más costosos que contratar a la persona equivocada. Esos costos aumentan día a día e impactan en todos los aspectos del desempeño de la empresa, en un momento en que la innovación humana es fundamental para el éxito empresarial. Es por eso que, a pesar de las crecientes tasas de desempleo impulsadas por la pandemia global de COVID-19, ha habido un aumento en la presión sobre los departamentos de RR.HH. para contratar al talento adecuado. 

La Sociedad para la Gestión de Recursos Humanos (SHRM) estima que el reclutamiento y la contratación de un solo empleado puede costar hasta USD$4.129 (€3.492). La contratación adecuada proporcionará un retorno sustancial de esta inversión inicial; la contratación incorrecta causará más pérdidas. Además, reemplazar a un empleado cuesta un 21% de su salario anual en promedio, informa Forbes, lo que aumenta el costo de “hacerlo bien”.

Por otro lado, la aplicación de un proceso de contratación riguroso y bien estudiado puede impulsar mejoras organizativas y ganancias financieras. Los equipos de RR.HH. deben aplicar el mismo rigor que aplican sus colegas de otros departamentos a las operaciones comerciales críticas: optimizar costos, analizar resultados y optimizar continuamente los procesos.

En este artículo, exploramos cómo podés determinar el proceso de contratación adecuado para tu organización, uno que minimice la posibilidad de una “mala contratación”. 

Cómo suceden las malas contrataciones

Es bien sabido que contratar empleados exitosos crea valor organizacional y contratar empleados inadecuados ​lo disminuye. Entonces, ¿por qué tantas organizaciones abordan la contratación de manera fragmentada o incluso desordenada?

La razón principal es una desconexión entre los gerentes de contratación y de RR.HH. En este sentido, hemos identificado cuatro factores clave que contribuyen a los malos procesos de contratación y, como resultado, a las malas decisiones de contratación:

Los gerentes de contratación no se dan cuenta del costo de una mala contratación

Cuando los equipos de RR.HH. ponen a los gerentes de contratación a cargo de su propio reclutamiento, a menudo no se dan cuenta o no comunican los efectos adversos que las malas prácticas de contratación pueden tener en la organización. Como resultado, los gerentes de contratación pueden ser menos estrictos en su proceso de selección.

Los gerentes de contratación no saben cómo identificar una “buena contratación”

Es un error pensar que el gerente de contratación es el más adecuado para reclutar a un nuevo miembro de su equipo. “La falta de capacitación para realizar entrevistas ha sido la ruina de los grandes planes estratégicos comerciales durante décadas, pero sigue siendo ignorada”, informa Hunt Scanlon.

Los gerentes de contratación se sienten apresurados para cubrir un puesto

Las empresas contratan nuevos empleados en momentos de necesidad, por lo que siempre existe una presión interna para hacerlo rápidamente — su personal está sobrecargado de trabajo, por ejemplo; o un empleado se ha ido de la empresa abruptamente, dejando un puesto fundamental sin cubrir. Los gerentes de contratación pueden estar apresurados en sus decisiones de contratación, ignorando las deficiencias de los candidatos e incluso pasando por alto las señales de alerta.

Los equipos de RR.HH. no comunican de manera exitosa la relevancia de las métricas de desempeño de los empleados a los gerentes de contratación

Los gerentes de contratación que no comprenden las métricas de desempeño de los empleados no sabrán qué cualidades buscar en un nuevo empleado. Los equipos de RR.HH. pueden tener métricas imprecisas o pueden no comunicar con éxito métricas valiosas a los gerentes de contratación. Es posible que tampoco tengan un proceso de entrevistas estandarizado basado en métricas claras.

El gerente de contratación realiza una mala contratación en cada uno de estos escenarios; pero los resultados son similares cuando los equipos de RR.HH. gestionan la contratación por completo y no logran comunicar estos puntos con éxito a los gerentes de contratación. Los equipos de RR.HH. deben preparar a los gerentes de contratación y, posteriormente, a los nuevos empleados para el éxito. También deben trabajar en conjunto con los gerentes de contratación, especialmente durante el proceso de entrevistas, donde tanto las habilidades de entrevista como la experiencia en el tema son fundamentales. A continuación, revisaremos cómo ambas partes pueden lograr estos objetivos.

Cómo podés garantizar una contratación exitosa

Los malos empleados pueden reducir la productividad, dañar la moral e incluso alejar tanto a los clientes como a los buenos empleados una vez contratados. Pero una gran cantidad de tiempo y recursos desperdiciados se destinan a crear esa mala contratación en primer lugar — tiempo y recursos que se pueden reestructurar para garantizar que solo las buenas contrataciones se lleven a cabo. Algunos de estos incluyen:

  • Preparación de recursos internos y materiales que identifican la marca
  • Creación de una descripción del puesto, publicación de anuncios y otras actividades de divulgación
  • Preselección y entrevista de posibles candidatos

Como socio humano confiable y líder global en la industria de servicios de RR.HH., Randstad apoya a las personas y organizaciones en el desarrollo de su verdadero potencial de talento. Entendemos que el éxito en estos pasos iniciales es fundamental para garantizar el éxito a largo plazo de tu empresa y tus empleados. Es por eso que identificamos cuatro formas en las que podés asegurarte de que tus gerentes de contratación contacten, descubran y seleccionen a los empleados adecuados en todo momento:

1- Optimizá la descripción del puesto y el anuncio

Las descripciones de puestos y los anuncios son puertas de entrada a nuevos candidatos, por lo que es fundamental asegurarse de que funcionen a tu favor. Marcan la diferencia entre elegir un puñado de buenos candidatos frente a unos pocos no tan buenos. Al comenzar, pensá de manera integral sobre las necesidades de tu equipo y organización.

2- Dale una marca a tu empresa y su cultura con precisión y éxito

Así como los gerentes se frustran con los malos empleados, los nuevos empleados tienen un desempeño deficiente cuando la cultura de la empresa no es lo que se anuncia. De hecho, el 92% de los empleados califican tanto su cultura corporativa general como el trabajo en equipo dentro de su departamento como importantes para ellos, informa Forbes.

Asegurate de que los candidatos potenciales que lean tu descripción del puesto comprendan la cultura de tu empresa, y luego comunicales los aspectos clave de la cultura de la corporativa durante la entrevista. Establecer expectativas realistas sobre el puesto desde el principio evitará que los candidatos “que no encajan bien” pasen desapercibidos. Una herramienta como Modern Hire, que permite a los gerentes pre-grabar sus propias respuestas a las preguntas de la entrevista para que puedan visualizar al candidato adecuado, puede ayudar a determinar cuáles deberían ser esas expectativas.

3- Formalizá las entrevistas para abordar los aspectos críticos del trabajo

Demasiadas empresas carecen de un proceso de entrevistas estandarizado. Esto evita que los gerentes de contratación se comuniquen y reciban información crítica, como detalles sobre el comportamiento del candidato, la capacidad de respuesta situacional y la aptitud técnica. Es más, los gerentes de contratación no pueden comparar con precisión los resultados de varias entrevistas si no se llevan a cabo según estándares idénticos. En 2019, McKinsey recomendó evaluaciones estandarizadas como un enfoque estructurado para recopilar información sobre posibles contrataciones. “Si no hay una ciencia directa que vincule la evaluación con el desempeño laboral o con la característica que importa para el trabajo en cuestión, no la utilices”, explicaron.

4- Buscá las cualidades universales de los empleados exitosos

Además de encontrar empleados con la experiencia y las habilidades adecuadas, los gerentes de contratación deben saber buscar las características clave que debe tener cada nuevo empleado —sin importar el puesto. Éstas incluyen el talento natural, la voluntad de aprender, la empatía y la confianza en su capacidad para tomar decisiones. De manera similar, los gerentes de contratación deben conocer las cualidades que no desean en un candidato y por qué, nombrándolas y definiéndolas con anticipación.

Un futuro de contrataciones exitosas está a tu alcance

Mejorar tu proceso de contratación no es solo una buena idea — sino que genera valor comercial real, que incluye ingresos adicionales. En 2018, una cadena de comida rápida renovó formalmente todo su proceso de contratación para que sea más específico y eficiente. Los resultados incluyeron un aumento del 30% en la velocidad del servicio y un aumento del 5% en los ingresos en sus locales.

Pero el 100% del éxito en la contratación comienza con conseguir que los candidatos adecuados pasen por la puerta principal — y eso comienza con tus descripciones de los puestos y los anuncios.